MOTOMUTANTE MAROTO: ¡ESTOY EN ELLO!

   Parece que, por fin, he empezado en serio la nueva aventura del Motomutante Maroto. Después de casi un lustro en barbecho, retomo el personaje y me lanzo a un proyecto que será largo y lento, me temo. Esta página del blog pretende ser lo que los que hablan inglés denominan "trabajo en marcha", aunque en mi caso se ajustaría más a un "estoy en ello". 
   Creo que que la historia se titulará "Ni un paso más", y empieza así.

     En un futuro quizá no tan lejano, por dictados de la alta geopolítica que impone su ley en una Europa plenamente globalizada, Castilla la Vieja ha sido devastada para reconvertirla en el vertedero nuclear (y de todo tipo) del continente. 
           Previamente se procedió al desalojo y deportación del excedente demográfico que, obstinado y cerril, habitaba la región. Para financiar tamaña operación el patrimonio histórico-artístico de la región se habrá vendido a las todopoderosas corporaciones transnacionales que gobiernan el planeta.

          Sin embargo, exiguas bolsas de población contumaz, reacias a huir del terruño, han logrado resistir en el erial radiactivo que es ahora su tierra, en la que apenas crece otra cosa que el recio melón tendral y el inmarcesible cardo de cuneta, amén de algunas malas hierbas como abrojos y ceñiglos. La extraordinaria radiación latente, la altísima concentración de metales pesados, la salinización de los escasos acuíferos, ya contaminados por el arsénico y el nitrito de los purines, los residuos industriales y hospitalarios en proporciones continentales, y otras calamidades que no es preciso especificar, producen en estos sujetos mutaciones aberrantes y patologías inenarrables.